“Morir es de Vital Importancia”

victor cabanillas

Así lo expresaba la Dra. Elisabeth Kubler-Ross, experta en el proceso de la muerte y  en el acompañamiento a personas en su tránsito más allá de esta vida. Morir ,la muerte, y la vida después de la vida forma parte de las preguntas ancestrales de la humanidad, una pregunta cuya respuesta puede dotar de sentido nuestra existencia.

El psicólogo Victor Cabanillas explora el proceso de la muerte, y de las pequeñas muertes cotidianas que experimentamos, en su libro “Morir hoy”. Su gran experiencia y humanidad se vuelcan es este texto que nos acerca y acompaña en las preguntas , emociones y sensaciones que desvela la muerte en nuestra vida. Una excelente lectura para crecer y encontrar calma, aceptando el dolor y el viaje interior que supone la cercania de la muerte.

Profundas enseñanzas espirituales en todas las tradiciones religiosas muestran caminos para prepararnos para ese paso. Prácticas como el Phowa o transferencia de la consciencia en el momento de la muerte, las enseñanzas de la Guirnalda Preciosa en el budismo Bön, o el Yoga de los Sueños, enseñanza que hace unas semanas pudimos recibir de lama Tenzin Wangyal Rinpoche en un retiro en  Cabo de Gata, Almería. Es curioso como el momento en el que nos quedamos dormidos, se asemeja al momento de la muerte,  y en la sa

bia tradición tibetana se convierte no solo en un camino para el despertar del sufrimiento y alcanzar la felicidad  sino que además es una práctica para cultivar la consciencia en el momento de la muerte.

Una de las recomendaciones que más me han beneficiado es cuidar el estado interior en el que nos quedamos dormid@s, ya que tendrá una influencia determinante en nuestra experiencia durante el sueño y especialmente al despertar. Si nos dormimos enfadad@s, gran parte de los contenidos en el sueño , los recordemos o no, tendrán relación con esa emoción y al despertar nuestro estado será como el de alguien que ha pasado horas enfadado. Lo  mismo sucede con cualquier emoción o estado en el que estemos sufriendo. Sin embargo, dedicar unos pocos minutos a conectar con un estado interior de  relajación , claridad y plenitud influirá nuestro sueño de manera muy beneficiosa y nuestro despertar será como el de alguien que ha pasado horas en calma, en paz, sintiéndose bien. Son solo unos minutos para disolver , liberar las huellas que han dejado las experiencias del día en nuestra menta y enfocar la atención pej en una experiencia en la naturaleza en la que nos sentimos en paz, conectados,  en calma, disfrutando de  la belleza….dejar que llegue el sueño  mientras estamos en ese estado puede cambiar más de lo que imaginas. Sólo tienes que probarlo.

elisabeth kubler ross

 

Dr. Jose Ignacio García Acosta.