Volver a la naturaleza

Recuperar nuestro estado natural tiene que ver con reconectarnos con la naturaleza. No solo restablece el ritmo natural de lo vital en nosotr@s, nos conecta con nuestro cuerpo y nuestra respiración , nos invita a contemplar la belleza espóntanea de nuestro mundo, sino que equilibra y activa los elementos que l@s sabi@s de tantas culturas reconocen como parte de nuestra esencia profunda.

Una misteriosa alquimia se hace presente cuando en el silencio de la montaña, acompañados por la creación en todo su poder, caminamos hacia una cumbre. Como en la vida , nuestra forma de caminar, una metáfora y espejo de cómo damos cada paso en nuestra vida, en nuestras relaciones, en nuestro trabajo , en nuestra relación con nostr@ mism@s.

Puede permanecer oculto a l@s no iniciad@s en esa escucha contemplativa, pero cuando llega el momento de cada un@ , su fuerza es tal que no es posible evitarla.

La estabilidad y fortaleza de la montaña, de la tierra, su enraizamiento y presencia como cualidades de nuestra mente. El viento, con su movimiento, renovando aquello que está estáncado, mostrando ligereza y fluidez. El agua de un arroyo, fluyendo encontrando el camino más fácil, sin esfuerzo, adaptándose , auténtica, al momento y al lugar. El fuego del sol , con su calidez, como el fuego interior que madura los procesos, activa la creatividad y nos da la pasión por la vida, el entusiasmo de vivir plenamente, realizando nuestro potencial. Y sobre todo el espacio , en infinito espacio sagrado que nos conecta al contemplarlo con esa naturaleza profunda que hay en nosotr@s , del que nacen todos los elementos. Solamente contemplarlo y conectar con él , permiten que cualquier p`reocupación, cualquier dificultad se disuelva y sea acogida , como dice Lama Tenzin Wangyal Rinpoche, en un abrazo c´´alido , abierto y amoroso.

Esas horas en silencio, inmersos en la belleza, conectados con nuestro cuerpo y nuestra respiración pueden ser la semilla de una salud abundante y una mente plena y equilibrada.

Dr. José Ignacio García Acosta.

Reducir nuestro estrés

Estar en contacto con la naturaleza nos permite expandirnos y conectar con la calma y la relajación.

El estrés es una respuesta orientada a nuestra supervivencia: libera gran cantidad de energía que se pone al servicio de nuestro cerebro y nuestros músculos para afrontar un peligro que amenaza nuestra vida. Pero pasaron los años en los que cazábamos mamuts y situaciones como llegar tarde, no encontrar aparcamiento o que nuestro ordenador se estropee genera la misma respuesta -si además añadimos que no lo descargamos de forma física, esa sobreactivación persiste durante horas , días , semanas o incluso meses, y nuestro organismo no está preparado para una sobrecarga como esa.

Si quieres comprender mejor la respuesta de estrés y algunas medidas para mejorarlo te propongo escuchar los dos últimos episodios de mi podcast «Cuídate: Medicina natural y crecimiento personal» en Spotify o Anchor.

En ellos encontrarás otra forma de entenderlo y como ayudar a que ese ciclo de contracción-expansión ,que caracteriza a todo lo que está vivo, fluya y no se bloquee. Cuando algo se estanca se crean las condiciones para que surja la enfermedad.

Episodio 3: Stress, carga-descarga y ejercicio.

Episodio 4: Técnicas para reducir el estrés (I):

Para terminar, este cuento que siempre me ha resultado muy inspirador.

Forma parte de la recopilación que hizo Anthony de Mello en «El canto del pájaro»:

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador del Sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

– «¿Por qué no has salido a pescar?», le preguntó el industrial.

– «Porque ya he pescado bastante por hoy», respondió el pescador.

– «¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?», insistió el industrial.

– «¿Y qué iba a hacer con ello?», preguntó a su vez el pescador.

– «Ganarías más dinero», fue la respuesta.

– «De ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico, como yo».

– «¿Y qué haría entonces?», preguntó de nuevo el pescador.

– «Podrías sentarte y disfrutar de la vida», respondió el industrial.

– «¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?», respondió el satisfecho pescador.

http://cuentosqueyocuento.blogspot.com/2007/10/el-pescador-satisfecho.html

La dieta higienista

la-dieta-higienistaMás que una dieta es una forma de alimentarse , aprendiendo a combinar los alimentos de forma adecuada de manera que los asimilemos mejor, favoreciendo el proceso de desintoxicación natural del organismo y facilitando la digestión. Es una dieta que se adapta a los ciclos principales del organismo que tiene lugar cada día: depurativo, catabólico y anabólico, relacionados respectivamente con la desintoxicación, la obtención de energía y la reparación de los tejidos y el crecimiento.

Leer más…